viernes, 12 de septiembre de 2014

Cuento: El gigante invisible



El gigante invisible, una especie de fábula destinada a los niños desde los cuatro años. Demuestra que a menudo las cosas más importantes son las que ni se pueden ver si se pueden tocar, como la amistad.


El gigante protagonista del cuento vive feliz y no se mete con nadie. Su existencia es plácida, aunque a él le gustaría tener amigos, pero teme que lo rechacen por ser gigante. Tanto es así que decide darse una vuelta por los alrededores para ver en qué puede ayudar, pero nadie lo escucha ni lo nota: es invisible. Eso entristece al gigante un momento, aunque al final opta por ayudar a los que lo necesitan aunque no le puedan dar las gracias porque no lo ven, pero, como se lee al final, sólo un buen amigo puede actuar de esa manera.



Y es que cuando uno ayuda a los demás no tiene qué hacerlo para que le den premios, ni le agradezcan, ni tan siquiera para que lo pongan de ejemplo, sino porque sí, porque le apetece, porque está bien. Ése es el mensaje de Alfredo Gómez Cerdá en este fantástico cuento.


El texto es muy estimulante y se completa con los dibujos de la ilustradora Helena Martínez. Puede resultar un buen libro para los primeros lectores, por su amenidad, por el protagonista que escoge y también por el tipo de letra que se emplea.


Cuentos, como el gigante invisible, nos permiten trabajar muchos aspectos sobre su personaje principal. Lo podemos trabajar planteando a nuestros alumnos preguntas como ¿Por qué pensáis que el gigante es invisible?. Si alguien pudiera verle,  ¿qué pensarían de él?...

Se pueden hacer un juego de amigo invisible mediante el cual ayudemos a otras personas sin que se enteren. ( Los alumnos puede ir dejando notas a los compañeros que van ayudando, pero siempre sin desvelar la identidad. la única identidad será "firmado el gigante invisible)
 

Este es uno de los muchos cuentos de Alfredo Gómez Cerdá, todos ellos con grandes mensajes.

No hay comentarios:

Publicar un comentario